Brasil 2014

Si no es ahora, ¿cuándo?

Si bien es cierto, el grupo de clasificación al mundial de Colombia no es para nada fácil. 4 cupos directos  teniendo que enfrentar selecciones como Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile, Ecuador, Venezuela, Perú y Bolivia hacen que sea una misión bastante compleja.

Pero este año, no está la que para mí es la mejor selección de fútbol del mundo, Brasil. Tenemos que aprovechar para coger ese cupo y por fin vivir de nuevo la verdadera fiesta que es un mundial de fútbol.

Pero veamos cómo se encuentra la tabla de posiciones en este momento.

Los próximos partidos que jugaremos serán ante la selección de Uruguay el 7 de septiembre en el tradicional Metropolitano de Barranquilla y frente a Chile en Santiago el 11 del mismo mes.

Venezuela y Ecuador, los equipos “fáciles” de las eliminatorias han demostrado un crecimiento futbolístico que nos complica aún más las cosas.

Sin embargo, la Selección Colombia está obligada a clasificar a Brasil 2014. Porque los colombianos ya lo exigimos, lo necesitamos. Es el colmo que llevemos más de una década buscando selecciones ajenas para seguir por televisión. No más, nosotros queremos ir a Brasil. Queremos llenar el álbum con las monas de Falcaco, James y Armero.

¡Tenemos con qué! Con respecto a nuestros países vecinos tenemos una nómina envidiable. El momento que pasan Falcao, James y Pavón son herramientas que nos deben ayudar a ganar estos partidos.

Acá todos son rivales directos, cada partido es una final y desde ya debemos buscar ubicarnos en lo alto de la tabla para que en los partidos de vuelta no estemos con calculadora en mano haciendo cuentas para clasificar esperando resultados ajenos.

Calma, orden y mucho amor por la camiseta. No pido más en los partidos.

Y no es nada de regionalismo, lo prometo. No me molesta que Barranquilla sea la sede en lo absoluto. Pero por favor, a la gente de la Arenosa a llenar el Metro y hacerle sentir al rival que esto es Colombia, que acá sabemos de fútbol y que de aquí no se llevan ni medio punto. Nada de que Tabares, Lugano y Suárez son mis ídolos y vamos a tomarnos fotos con la camiseta de Uruguay a recibirlos.

Por favor, seriedad. Sé que son unos pocos pero respeto por nuestro país, nada de venderse como desafortunadamente lo hicieron unos pocos cuando vino Argentina.

Por ahora no es más, esperar el partido que ya se viene y  recordar este video que nos hace sentir más colombianos.


Vamos mi sele, vamos a Brasil.

Ministerio de Deporte

Dinero.com

Foto de Dinero.com

3 medallas de plata y 3 medallas de bronce. Esa es la mejor presentación de Colombia en unos juegos olímpicos.

Desde 1932, año al que fuimos por primera vez a las justas en Los Angeles, hemos ganado 17 medallas en total ¿mediocre no?

104 deportistas viajaron a Londres con la ilusión de hacer historia y darle una alegría al pueblo colombiano. De ese gran número deportistas solo 6 han conseguido subirse al podio. Aunque aun falta que compita nuestra abanderada Mariana Pajón, nuestra presentación en Londres no deja de ser pobre.

La culpa no es de los deportistas, quiero dejar muy claro ese punto. De hecho, quiero quitarme el sombrero y felicitar a Jackeline Rentería, Óscar Muñoz, Catherine Ibargüen, Yuri Alvear, Óscar Figueroa y Rigoberto Urán quienes nos tienen hoy en el puesto 44 en el medallero olímpico de Londres 2012.

Ahora bien, ¿será que el Comité Olímpico Colombiano se siente satisfecho con esta presentación?

Porque yo no. En Colombia hay mucho talento para el deporte y soy testigo de ello. He visto jóvenes de diferentes deportes renunciar a sus sueños porque no tienen la oportunidad de recibir un patrocinio o apoyo económico por parte del Estado o una organización privada.

De hecho, muchos colombianos han encontrado en países como Estados Unidos y Australia ese apoyo que tanto necesitan y son las universidades de esos países las que explotan ese talento que acá no somos capaces de ver.

Pero no hay problema, todo puede cambiar. Ya Coldeportes demostró que es incapaz de liderar el deporte colombiano. Necesitamos ser más organizados y tomar al deporte como una herramienta para el cambio social y económico del país.

Por lo tanto, me encantaría ver a mi país invirtiendo en educación deportiva, infraestructura y apoyo a deportistas talentosos y disciplinados a través de un buen Ministerio de Deporte.

Lo necesitamos, y estoy seguro que le traerá muchos beneficios a Colombia, no solo en medallas y reconocimientos deportivos, sino también en un cambio positivo en una sociedad en la que los niños dejarán la calle, el ocio y los vicios y  ocuparán su tiempo en academias y escuelas deportivas.